Roberto Francisco

Neira Aburto

Nacido en Temuco, en el 1978, el concejal Roberto Francisco Neira Aburto (42) con dos periodos consecutivos como edil de la Municipalidad de Temuco, es abogado y asistente social de profesión, y bombero por 24 años.
 
En su educación, cursó de kinder a quinto básico en  la escuela D-478 y luego emigró al Colegio Santa Cruz donde estudió de sexto básico a cuarto medio. 
 
Hijo de padres profesores, casado con dos hijos (21 y 2 años), Roberto Neira preside actualmente las comisiones municipales de Salud, Medio Ambiente y Social, donde ha realizado numerosas gestiones siempre a favor de las organizaciones y de la comunidad temuquense.
 
Siempre con vocación de servicio, Neira decidió perfeccionarse y estudiar un magister en gestión de gobierno, lo que le permitió adquirir las herramientas para ejercer el servicio público.
 
No tiene problemas en decir que Temuco es la ciudad de sus amores, y que siempre trata de pensar en mejorar integralmente el proyecto ciudad, para lograr entrar a la segunda década del siglo 21 como una ciudad inteligente a la vanguardia en temas digitales, ciberseguridad, tránsito, y enfocada en ser amigable con todos los ciudadanos.
 
Roberto Neira creó la Fundación 101 Desafíos en 2018, con el fin de convertir a Temuco en una ciudad a escala humana. En su visión de ciudad moderna, Neira tiene claros sus proyectos, y su estrategia para lograr un crecimiento sustentable que posicione a la capital de la Araucanía como una comuna a la vanguardia en temas de seguridad y medioambiente.  
 
No obstante, el concejal también forma parte de iniciativas sociales como «Círculo de los 11» institución que apoya a jóvenes vulnerables a terminar sus estudios, y de «Amigos del Árbol» agrupación medioambiental más antigua de Chile y que se preocupa de la protección del cerro Ñielol.
 
Asimismo, entre sus grandes hitos en el trabajo municipal, resalta la «eliminación de las bolsas plásticas» (antes de la ley), la «reducción del impuesto del retiro de basura a quien recicle en programas municipales», y el establecimiento de fondos para la cultura, entre otras.
 
En resumen, Roberto Neira se considera una persona de terreno, que conoce el territorio y su ciudad, que identifica a la gente de todos los sectores y sus distintas necesidades; asegura dejar de lado los personalismos y formar equipos eficientes de trabajo, siempre con una mirada inclusiva y abierta a todos quienes sumen buenas ideas, incluso fuera de su sector político.

¿Por qué quiero ser candidato?